jueves, 10 de abril de 2014

Bocas del Toro.

Hace ya un poco más de un mes, por carnaval, nos fuimos a una de las zonas más bonitas de Panamá: Bocas del Toro.
Hay tres distritos en Bocas. Las islas se encuentran en el distrito de nombre homónimo, siendo las más importantes Colón, Carenero, Solarte, Cristobal, Popa y los Cayos Zapatilla y de Agua.
En nuestro caso nos decantamos por la isla principal, Isla Colón, donde se encuentra la capital. Nos habían dicho que era un sitio espectacular y no se equivocaban.

 Me río yo de las 7h 50min que marca Googlemaps

El viaje desde Panamá Ciudad es largo, muy largo. El bus toma unas 12h desde la estación de autobuses de Albrook hasta el pueblo de Almirante, que es donde se coge el bote a las islas.
El precio del billete es de unos 28$ por trayecto y persona. A nosotros nos salió algo más caro, lo compramos a última hora y además era un bus alquilado para la ocasión, pagamos 35$.
La otra opción es volar al aeropuerto de Isla Colón, en temporada baja cuesta como 100-120$ ida y vuelta, lo cierto es que si se tiene poco tiempo merece la pena pagar un poco más, no toma más de una hora y te evitas un infierno de noche.

Como iba diciendo, nosotros fuimos en bus. Una odisea de viaje. Nos tocó correr bastante para llegar en hora y después esperamos más de dos horas a que el bus arrancase, la puntualidad en general brilla por su ausencia por estos lares. Por si eso fuera poco, como comenté en la entrada de las Curiosidades sobre Panamá , nos atormentaron con videoclips de reguetón y sucedáneos latinos durante todo el viaje, aire acondicionado a tope, paradas cada hora y poco... en fin.

 Hasta que no empezó a amanecer no pudimos disfrutar de las vistas del viaje

Nos plantamos en Almirante a eso de las nueve de la mañana. El mismo bus te deja en el muelle en que se cogen los botes a las islas. Hasta Isla Colón fueron 6$ por barba y un extra de 2$ por llevar una funda de tablas (cuando la gente va cargadísima de bolsas y maletas... pero bueno).

Mucha vegetación de camino a la isla

Al de media hora larga o así llegamos a nuestra isla. Al sur de ésta es donde se encuentra la vidilla. La vía principal recuerda a calles de mochileros de muchas ciudades. Hostels, gente joven, bares... Está bien para dar una vuelta, pero no es el tipo de zona en el que queríamos quedarnos, así que siguiendo el consejo de un buen amigo, nos dirigimos al Camping la Y griega, donde plantamos nuestra tienda de campaña al resguardo de la posible lluvia por 5$ la noche. El camping lo lleva una pareja de cántabros y lo cierto es que había un ambiente cojonudo. Situado de camino a las playas donde surfear o disfrutar de las estrellas de mar, su situación y precio lo convierten en una de las mejores opciones donde dormir creo yo.

 Una de las calles principales

 Campamento listo, ¡momento de explorar!

En el mismo camping conocimos a dos hermanos segovianos que llevaban varios meses viajando hacia el sur en una furgo. Salieron desde Los Ángeles y después de recorrer y surfear todo centroamérica pensaban instalarse en Nicaragua. Algo tendrá Nicaragua que tanto gusta a la gente.

Total, que aprovechando que se conocían la isla, al día siguiente compartimos un bañito. Mi primer baño en Panamá y en el Caribe. Medio metrillo, no más, pero con el mono que tenía me supo a gloria. Izquierdas no demasiado largas, agua caliente y fondo de arrecife. Además de estar los tres solos, claro.

 Esperando al punto óptimo de marea en una playa desierta

 Ojo con los locales...

A unos metros de aquí surfeamos

Pero bueno, también había que conocer la zona, así que alquilamos una moto (40$ el día) y nos dirigimos a la punta oeste de la isla. Allí se encuentra la Playa Boca del Drago. Aparcamos y caminando unos 20 o 30 minutos hacia el sur, llegamos a Playa de las Estrellas. Estrellas de mar plagan esta bonita playa. No tuvimos demasiada suerte con el tiempo, estaba nublado y llovió un poquito, pero bueno, vimos estrellas que es lo que queríamos. Caminando desde la misma orilla podían verse alguna que otra, pero a nada que te metieses un poco más y buceases, se veían un montón. Nota importante: no se deben sacar del agua o las estrellas se ahogan. Los locales se toman el tema bastante en serio.

 Una vez que llegas a Boca del Drago, simplemente hay que bordear la playa en dirección sur

Es un bonito paseo hasta la playa de las estrellas

Casas humildes y vidas sencillas

Es fácil verlas, pero no tan juntas. Estas las juntó un guiri

Volviendo al tema de las olas. Hay varias opciones en Isla Colón. Las opciones más asequibles son tres: Bluff al norte (orillera más potente que Las Landas, se puede ver algún tiburón), Paunch al este (fotos más abajo) y Paki Point (una ola corta que bueno, dará sus días imagino), al este también.

 La vegetación que hay en medio de la isla es espectacular

Yo únicamente surfeé Paunch. Los dos baños cayeron en la misma playa. En las islas de la zona también hay olas, aunque cuando estuvimos nosotros no debía de haber nada. Por falta de tiempo no llegamos a pasar a ninguna de las otras islas, se queda pendiente pues para futuras escapadas.

 Paunch

El mismo día de la moto, y aprovechando que la teníamos alquilada, nos acercamos a Paunch por segunda vez. Esta vez surfeé completamente solo. Las olas, algo mejores que el día anterior, me supieron a gloria. Otra vez medio metro, alguna serie de tres cuartos. Un poco más largas tal vez que el baño anterior. Hay que cuidar mucho el tema de darse crema, y es que aquí el sol abrasa, y más en el agua. Un servidor acabó un poquito rojo.

 Como muchas veces ocurre, la foto engaña

 Buena forma pero poco mar

Parafina de casa, ya está quitada y sustituida

Supieron a poco mis dos baños

Y bueno, poco más que decir. Bocas del Toro nos pareció un paraíso. Si se viene a Panamá es uno de los destinos que hay que visitar sí o sí. Las olas son consistentes en según qué temporada. Un par de semanas antes a ir nosotros hubo un swell de la hostia con olas muy buenas. Algún que otro pro hawaiano y californiano se dejaron ver por las islas, incluso alguna foto se coló en la sección Photo of the Day de Magicseaweed.

Además de surfear, hay playas bien bonitas en las que desconectar de todo, se puede bucear, visitar una gruta, nadar con delfines... muy recomendable.

Eso es todo por hoy. En la siguiente entrada os hablaré de un par de excursiones baratas a una isla y una playa cercanas.


¡Salud y buenas olas!

miércoles, 2 de abril de 2014

Curiosidades Panamá #1

Tengo una lista de unas cuantas curiosidades sobre Panamá. En vez de ponerlas de golpe, para hacerlo más ameno, iré poniéndolas poco a poco y con foto si es posible.

-La zona céntrica de la ciudad esté llena de rascacielos modernos y da la sensación de que vive mucha gente en ellos, pero no, la gran mayoría están medio vacíos, algo de lo que te das cuenta cuando entra la noche y sólo unas pocas habitaciones tienen luz. Se comenta que la gente de dinero compra estos nuevos apartamentos para blanquear dinero.


-De Panamá dicen que es el país más frío de Centroamérica. Esto se debe a que son unos exagerados con el aire acondicionado. Es muy habitual entrar a un establecimiento y ver a trabajadores con abrigos de invierno. Una locura que tengan el aire a 20º cuando en la calle de media habrá unos 34º.

 Máquinas de aire acondicionado en todas partes

-Voy a comentar los 3 tipos de buses que hemos usado hasta ahora:

El primero es el Metrobus. Un bus como cualquiera en europa: moderno, con aire acondicionado (pero a un nivel normal) y que cuesta 25 céntimos. Es cómodo y hay bastantes rutas, cada vez más. Es el que utilizamos más amenudo. Nos ha pasado varias veces ya ir en el bus y que algún pasajero se ponga a discutir con el chófer porque pega frenazos o se pasa alguna parada. En estas situaciones todo el bus empieza a comentar lo que ocurre, y se alían contra el conductor, llegando a haber momentos de tensión en alguna ocasión. Además, muchos panameños, acostumbrados a los Diablos Rojos, en vez de pulsar el botón para que el chófer pare, gritan "¡parada!", otros intentan salir del bus por alante, otros se cuelan entrando desde atrás... 

Después están los buses de larga distancia. Depende de lo "seria" que sea la empresa, están los buses que van con videoclips a todo volumen (incluso de noche, imposible dormir cuando fuimos a Bocas del Toro, 12h de viaje) y los que no. Ambos tienen en común que llevan el aire acondicionado a tope. Es exagerado. La gente se lleva mantas, gorros de lana, bufandas... En vez de bajar el aire e ir más cómodos. En fin.

Y por último están los Diablos Rojos que comenté en otra entrada. Hasta la llegada de los metrobuses, cientos de Diablos circulaban por Panamá. Cada vez hay menos aunque es habitual verlos (y oirlos, porque hacen un ruido tremendo) por la calle. Son más baratos que los Metrobuses, pero también suelen ir mucho más llenos. Tienen unas decoraciones muy particulares. Es posible alquilarlos para una noche, te sirven bebida, ponen música y dan vueltas por la ciudad.





-Estamos en época de elecciones ahora. Si allí pensamos que son pesados con el tema, aquí juegan en otra liga. Además de los carteles, bombardean la radio constantemente con anuncios. En Bocas por ejemplo se pasaban las horas paseando por la isla en una furgo con unos altavoces XXL y con música y anuncios a todo volumen. Componen canciones para cada candidato, a ritmo de reguetón claro. 
Cada partido tiene su bandera. Al salir de la ciudad y pasar por los pueblos, se ven muchísimas banderas de distintos partidos políticos. Parece que se lo toman bastante en serio.

   
Próximamente Bocas del Toro y mi primer surfing en Panamá.

¡Saludos y buenas olas!

lunes, 24 de marzo de 2014

Panamá Ciudad e Isla Grande.

Panamá
Es la ciudad más grande y poblada del país, alcanzando oficialmente los 880.691 habitantes dentro de su municipio y 1.206.792 habitantes en su área metropolitana.
Es una urbe muy moderna, al menos en la zona más "céntrica". Aunque realmente no exista un centro de la ciudad en Panamá, al lado de la costa se agolpan los edificios más altos. Choca un poco ver una imagen de la ciudad, con sus edificios altos y modernos, y luego ver que la realidad es bien distinta. Ves una imagen del skyline y piensas que será una ciudad limpia, moderna y en la que funciona todo bien. Pero lamentablemente no es así.
Y bueno, ya si entramos a comparar cómo se vive en la zona de la costa y cómo viven en algunos barrios, las diferencias son enormes. Hay un documental llamado One Dollar que refleja muy bien cómo se vivía en los guettos de Panamá hace algo más de 10 años. Está muy bien la verdad.



 Vista desde la Cinta Costera. Algo así como el paseo marítimo

Espejismo de surf. Olas perfectas pero enanas, una detrás de otra


Isla Grande
A una hora y media de la ciudad se encuentra Isla Grande. Hay varios puntos desde los que coger un bote a la isla. Se puede coger desde Portobello, Puerto Lindo o siguiendo la carretera hasta el último de los pueblos (La Guaira). Lo más económico es seguir hasta el último pueblo y coger allí el barco.
Nosotros lo cogimos en Puerto Lindo porque íbamos con intención de quedarnos en Isla Mamey pero al llegar allí cambiamos de opinión (no cabía ni un alfiler en la pequeña playa que tiene).


El bote hasta Isla Grande cuesta 5$ ida y vuelta. Lo normal es negociar con algún local nada más llegar. Además de pagar por el bote, si se va en coche también hay que pagar unos pocos dólares para dejarlo aparcado y encontrártelo de una sola pieza al volver.


Nosotros fuimos en plena quincena, lo que significa que había bastante gente en la isla (en Panamá pagan los sueldos cada quince días, en la próxima entrada os comentaré esta y otras curiosidades).
En la isla hay como cuatro hoteles. Sin embargo, es legal acampar en plena playa, así que en nuestro caso optamos por la opción más barata.

Tienda para dos personas: 15$. Colchoneta para dos: desde 13$

Lo habitual aquí es que la gente vaya cargada de comida y cerveza a la playa. Cazuelas llenas de comida y coolers (neveras portátiles) llenas de birra y ron. Buen plan en principio, el tema es que cuando se van de la playa, la gran mayoría deja todas sus latas tiradas en la arena. Una lástima.


Aquí te cambia el tiempo en un segundo. Cae un buen chaparrón y al de una hora solazo otra vez

En cuanto al surf, en Isla Grande es posible surfear. Nosotros hicimos noche al suroeste de la isla (ver mapa), en esa punta de las fotos de arriba hay un arrecife y rompía una derecha enana cuando estuvimos nosotros. Sin embargo en la costa este de la isla sí que hay olas. No llegamos a verlas pero sé que se surfea.



Esta es una de las opciones cercanas a la ciudad.

Eso es todo por hoy. En la próxima entrada hablaré sobre curiosidades de Panamá, hay algunas que... tela. Y en la siguiente a esa ya Bocas del Toro y mi primer bañito desde que estamos aquí.

¡Salud y buenas olas!

sábado, 15 de marzo de 2014

Playa Corona y Parque Summit.

Siguiendo con la tónica de la anterior entrada, hoy os traigo dos excursiones de un día:



Playa Corona
A una hora, hora y media de la ciudad se encuentra la Playa Corona. Está en el lado del Pacífico por lo que no es una de las playas más bonitas que te puedas encontrar en Panamá, pero está lo suficientemente cerca como para ir y volver en el mismo día. Hago hincapié en qué lado se encuentra porque las playas del Caribe suelen ser mucho más bonitas, mientras que las del Pacífico son algo más normales.


Aquí en Panamá tienen un grave problema del que parecen no darse cuenta los panameños: las playas están llenas de mierda. En concreto Corona no la encontramos tan sucia, pero si allí en Euskadi nos quejamos de colillas y algún que otro paquete, aquí te puedes encontrar latas de cerveza flotando en el agua, tiradas en la arena también, miles de bolsas de plástico volando y un largo etcétera.
Una verdadera pena porque hay sitios que son verdaderos paraísos (como Isla Grande, en la próxima entrada hablaré de ella) y se los están cargando a base de bien.

 Las cervezas nacionales típicas son tres: Balboa, Panamá y Atlas

 Marea baja

 Cervezas, barbacoa y sol. Sólo faltaban las olas

Marea alta

Una buena opción para desconectar del caos de la ciudad y poder ir y volver en el mismo día. Casualidad el día que fuimos el mar estaba platísimo, pero por lo que he visto en google maps, se ven líneas y bueno, supongo que con un determinado mar y tal, se podrá surfear. 
Unos kilómetros antes de Corona está El Palmar y allí sí que hay surf, así que como comentaba, seguro que Corona tiene sus días buenos.


Parque Summit
A unos veinte minutillos del centro está el Parque Municipal Summit. La entrada cuesta 5$ para extranjeros o 1$ para estudiantes (bendito carnet de la UPV).
Empezó siendo un jardín botánico experimental donde introducir plantas tropicales, después un parque recreativo público y hoy en día además de eso, es una especie de reserva donde recogen animales heridos o rescatados del tráfico ilegal.
Tienen desde guacamayos, loros, osos perezosos, jaguares, monos, pelícanos...



 Incluso en la ciudad puedes encontrarte uno de estos



Lo cierto es que nos esperábamos algo más auténtico, y lo que nos encontramos fue un montón de animales enjaulados. Rescatados, vale, pero sigue dando pena ver a un pobre mono encerrado en menos de diez metros cuadrados. 
Quiero pensar que se debe a que ya son incapaces de integrarse en la naturaleza salvaje o que aún se están recuperando de algo y que no están allí para el disfrute de la gente.

Para volver a la ciudad es complicado conseguir un taxi, a menos que tengas la suerte de que acabe de dejar a alguien. La única opción es coger un Diablo rojo.

Los Diablos rojos son los clásicos autobuses de escuela norteamericanos que han sido reciclados en Panamá. Son privados y cada dueño escoge qué ruta hacer. Es el medio más barato pero no es demasiado cómodo y no da mucha sensación de seguridad, aunque hacen rutas que las líneas de buses modernos no hacen. Lo mejor es su aspecto, los tunean de una forma muy curiosa. A ver si para la siguiente entrada hago fotos a uno desde fuera. 

Fue toda una experiencia volver en Diablo rojo a la ciudad. Algo que hay que hacer en Panamá aunque sea una vez.

En la próxima entrada un poquito más de Panamá Ciudad e Isla Grande (Caribe).


¡Salud y buenas olas!

martes, 11 de marzo de 2014

P A N A M Á .

Como algunos ya sabrán, por circunstancias de la vida en enero me vine a vivir a Panamá con la novia. Si al hecho de que la situación económica en Bilbao no es la mejor le añadimos que siempre he sido un poco culo inquieto pues estaba bastante claro que acabaría yéndome a vivir fuera un tiempo. Por suerte esta vez, ha sido acompañado :-)



Así que a partir de ahora y durante quién sabe cuánto tiempo, todas las entradas del blog serán de fotos de esta parte del mundo.

Vayamos al grano: Surf hay, y muy bueno, pero viviendo en la capital queda un poco a desmano. Panamá Ciudad está en la costa, hay "playas" aunque ninguna es apta para el baño, hay tanta contaminación que está prohibido entrar al agua. Según en qué zona estés, el agua huele fatal. La gente comenta que hace unos años la situación era aún peor. Ya están trabajando para limpiar el agua, pero se supone que hasta dentro de 5 años o así el agua seguirá sucia.
Además el boom de construcción que está sufriendo la ciudad ha hecho que desaparezcan por lo menos tres olas. Olas que no eran ni mucho menos world class, pero olas en la misma ciudad al fin y al cabo. Aun así hay gente que surfea en la capital, no es muy recomendable, pero bueno. Lo cierto es que creo que acabaré metiéndome un día por mucho asco que dé.

Para surfear hay que moverse. Hay dos opciones, ir hacia el norte (mar Caribe) o hacia el sudoeste (mar Pacífico). En el Caribe hay varias zonas, por ahora sólo conozco Isla Grande (a una hora y media de la ciudad) y Bocas del Toro (a unas doce horas entre autobús y lancha). En el Pacífico tenemos El Palmar (como a una hora y media también), Playa Venao (cinco horas aprox.), Isla Cebaco, Santa Catalina... Zona que aún no hemos explorado.

Por ahora sólo he surfeado dos días en Isla Colón, provincia de Bocas del Toro. Me encontré con unas bonitas izquierdas de medio metro a tres cuartos con fondo de arrecife, agua caliente y nadie en el agua. Próximamente fotos e info sobre Bocas.

En cuanto a la ciudad, hay que decir que es un auténtico caos. El tranque como dicen aquí (tráfico) es horrible. El deporte nacional es pitar con el coche. El servicio al cliente es pésimo en la inmensa mayoría de negocios. Cuando llueve muchas zonas se inundan. En bastantes zonas no hay aceras o están mal hechas. Apenas hay semáforos. Todo está pensado para moverse en coche, la gente no camina demasiado.

En fin, menos mal que a una hora y pico estás en el Caribe.


 Vista de la ciudad desde el Parque Metropolitano


 Hay dos monedas oficiales el Balboa y el Dólar estadounidense

 Puestos de comida móviles, muy habituales en las zonas céntricas

 "-Para huevos los míos"


 A unos 15 o 20 minutos en coche se llega a las esclusas de Miraflores. Está curioso la verdad ver cómo pasan los barcos. Al día pasan por el Canal como cuarenta barcos, que pagan entre 90.000 y 120.000€ para evitarse bajar hasta el Cabo de Hornos.

¡Ojo!



También a unos 15 minutos del centro está el Parque Metropolitano. Algo así como el pulmón de la ciudad. Está bien para pasear, ver algún que otro animal y respirar aire un poco más fresco.




Iré actualizando y contando qué ver, dónde dormir, comer...
En la próxima entrada Playa Corona y el Parque Summit.

¡¡Salud y buenas olas!!